Un lugar en armonía con el entorno en Ipiés, un pequeño pueblo en el Valle del Serrablo, en el prepirineo alto de Aragón.